40 aniversario del Hotel Villamor
El año pasado por estas fechas escribí un artículo sobre el Hotel Villamor que me permitió acercarme más a las personas que lo llevan y es un honor par mí que me vuelvan a pedir que os cuente su historia ahora que cumplen 40 añazos. Además de hacer un recorrido por su trayectoria, lo que pretendemos con este artículo es que sea un pequeño homenaje a sus padres que fueron los que iniciaron esta aventura y un agradecimiento enorme a amigos y clientes.
Para un hotelero, bueno, para cualquier hostelero, su negocio es “su casa” pero en este tipo de establecimiento pequeños, con encanto, de trato personalizado, regentados por familias y trabajadores de toda la vida, aún más. Y claro, los clientes no son clientes sinon amigos. Suena a topicazo pero es así: los ven venir cuando son novios de escapada romántica, cuando ya están casados, el verano del embarazo y los paseos por la playa y después cómo vienen con su niños, los que verano tras verano, pascua tras pascua, ven crecer…
Héctor López, el padre de los actuales propietarios, persona de origen humilde, pero muy emprendedora y llena de inquietudes, al ver que en la Dénia de los años 50-60, no presentaba ninguna expectativa para su futuro, decidió emigrar primero a Barcelona y luego a Alemania para trabajar y ahorrar el máximo y así vovler y reinvertir aquí: lo que ahora se llama “emprender para prosperar” o lo que ha sido toda la vida: “luchar valientemente para salir adelante”.
Así que en 1972 pudo construir los Bungalows y abrir el Hostal de dos estrellas Villas Amor ya que su esposa, una mujer alegre y muy trabajadora, se llamaba así, Amor. Era un hostal de 2 estrellas del que apenas pudo disfrutar dos años ya que en 1974, con 36 años y 4 hijos nos dejó y a pesar de que Amor Peligero siguió trabajándolo un tiempo, al final decidió alquilarlo. Es a finales de los 80 cuando la familia se anima a retomar la dirección del hotel.
En 1996 se acomete la primera gran reforma del hotel en estillo colonial pero es en 2004 cuando llega el gran cambio con la reforma de Julio Guixeres, un joven diseñador de interiores de Dénia que le dio el estilo moderno que tiene ahora y que le da toda la personalidad.
Superada la parte de la experiencia que dan los años, del bagaje que todo comercio necesita, la base de clientela fija, sólo quedaba hacer el negocio má profesional: llegó la web, el ponerse las pilas con las redes sociales, hacer nuevas instalaciones e innovar con nuevos servicios para seguir avanzando hacia un futuro totalmente abierto. Ahora el equipo del Hotel Villamor lo forman un grupo de personas preparadas, comprometidas con la empresa y con los clientes, que sienten sus valores, se creen lo que hacen y tienen ganas de agradar a todo aquel que decida poner en sus manos un pedacito de su tiempo de ocio.
Para terminar, me comentan que no me olvide de lo más importante, los agradecimientos. Gracias a esas personas valiosas sin las que todo esto no hubiese sido posible: a sus padres Héctor y Amor, a sus tíos Fernanda y Juan y sus hijos, a Justo García Díaz y a Luis Berenguer y por supuesto a todos los clientes y amigos que llevan al Hotel Villamor en el corazón.
Mil gracias !
NederlandsEnglishFrançaisDeutschEspañol