Recordaremos siempre  de Diego sus grandes manos, fuertes, gruesas, seguras.


 

Dicen que las manos son una prolongación de nuestro corazón, y cuando el corazón que las dirige es el de alguien tan genuino como Don Diego Mena, sus actos han sido  grandes actos;

 dar,  ofrecer, acompañar, unir , servir,  acoger,  sostener,  abrazar,  acariciar a tantas personas, cosas, y obras…
Su saludo siempre a todos y sin distinciones, era sencillo, abierto, cordial  y sincero como él.
 Con su compromiso y alegría transmitía muchos valores a todos los que hoy le recordamos desde la Asociación de Hostelería AEHTMA  fundada por él, y en la que siempre ocupará un puesto de honor.

Siempre defendía y  recordaba la festividad de Santa Marta 29 del Julio, que celebraba todos los años con toda su familia y trabajadores,  patrona de la Hostelería y que honra y dignifica la profesión de los que se dedican a servir a los demás, COMO HIZO ÉL.

Diego era hijo adoptivo de Denia, policía local honorífico y tantos otros títulos y honores recibidos que ya hacían gala de su generosidad, humildad, lealtad y ante todo HUMANIDAD.
Y por supuesto no nos convenció por su opinión sino por su actitud.
Querido Diego GRACIAS por tus generosas manos.
Dicen de quien regala rosas que su olor perdura en sus manos, como tú en nuestros corazones. 
BENDITAS MANOS DIEGO,
 DESCANSA EN PAZ!!!
NederlandsEnglishFrançaisDeutschEspañol